Cómo evitar la transferencia de olores entre los alimentos del frigirífico

Para conservar

La lógica nos dice que, entonces, dentro de una nevera no deberían transferirse olores entre alimentos. Sin embargo, la realidad es que, aún estando a baja temperatura, todo desprende algún olor. Y, más importante aún, que los alimentos a temperaturas cercanas a los 0ºC absorben mucho más los olores que en temperaturas más altas. Así se explica que una verdura almacenada en el mismo compartimento que un pescado pueda acabar impregnada de su olor.

Hay tres puntos que están en tu mano para evitar que esto ocurra: embalaje, gestión de espacios y contar con el frigorífico correcto. Vamos a repasarlos todos.

Cómo envolver un alimento para evitar que transfiera olores

Hay alimentos que se pueden almacenar perfectamente sin envolver: frutas, verduras, algunos mariscos… Si no tienen una frescura delicada y no desprenden olores fuertes, adelante.

Sin embargo, alimentos como la carne y el pescado se mantienen mejor y no transferirán olores si están envueltos en papel film. Al contrario de lo que muchas personas piensan, guardarlos en tuppers les hará perder frescura, pues el aire encerrado dentro del recipiente acabará pudriendo la pieza.

Cómo colocar la nevera para que no transfiera olores

Los frigoríficos modernos tienen diferentes espacios, destinados a almacenar alimentos no solo de distinto tamaño y forma, sino también con diferentes características. Las piezas que más absorben olores son las frutas y verduras, que almacenamos sin envoltorio, y lo correcto es ubicarlas en los cajones específicos para estos alimentos. Así, además, mantendremos su frescura gracias a la regulación de humedad de tecnologías como BioFresh de Liebherr.

Cómo la nevera adecuada puede evitar que se transfieran olores

Algunos fabricantes también tienen en cuenta estos problemas a la hora de diseñar sus neveras. Una parte importante de la transferencia de olores viene de la conexión entre nevera y congelador de los equipos combinados: en la nevera almacenamos alimentos a temperaturas más altas que desprenden más olor, y en el congelador guardamos productos olorosos como el pescado.

Aunque la temperatura y humedad de ambas cámaras es diferentes, en la mayoría de modelos es el mismo aire el que circula por las dos, favoreciendo la transferencia de olores. La tecnología DuoCooling, de las neveras Liebherr, impide el paso del aire de un espacio a otro. Así consigue aire limpio en nevera y congelador, y una humedad específica para cada una de las cámaras.

 

Si sigues estos consejos, la comida que almacenes en tu nevera tendrá el sabor que buscas.

Compartir

Newsletter

Recibe todas las noticias
y eventos en tu buzón