5 trucos para respetar la cadena del frío de alimentos congelados


Actualidad | Martes 9 de Octubre de 2018

Oímos hablar de la cadena del frío muy a menudo, y la mayoría sabemos el peligro para la salud que supone romperla. Lo que quizás no sabemos es lo fácil que es para nosotros evitar que ocurra, así que vamos a darte cinco sencillos consejos para respetar la cadena del frío.

Compra en establecimientos de confianza

Es imposible que controlemos el proceso que sigue un producto desde que está congelado hasta que lo recogemos en la tienda, y una rotura de la cadena del frío en esa etapa es más frecuente de lo que nos gustaría. Sin embargo, la mayoría de establecimientos de calidad siguen estrictamente las normas al respecto, por lo que nosotros solo tenemos que encargarnos de comprar en lugares con garantías.

Mantén el frío del supermercado hasta casa

Este es el momento más delicado, pues la temperatura en el coche o en el exterior siempre será muy superior a los -18ºC que necesita un alimento para congelarse. Por eso te recomendamos que dejes este tipo de productos para el final de tu compra, que siempre los transportes en una bolsa apta para congelados y que no hagas paradas intermedias entre el supermercado y casa.

Congela con rapidez

En el caso de que seas tú quien congele el producto, es esencial que lo hagas con rapidez. Un proceso de congelación demasiado lento acaba rompiendo las células del alimento, perdiendo así muchas de sus propiedades. El tiempo de congelación adecuado, es decir, el máximo que debe pasar hasta que el núcleo del alimento esté a esos -18ºC, es de dos o tres horas.

Prepara tu congelador con antelación

Introducir grandes cantidades de alimentos en el congelador de golpe puede provocar un aumento de las temperaturas en la cámara. Si este aumento supera la temperatura de congelación, pueden echarse a perder tanto los alimentos que has introducido como los que ya había dentro.

Para evitarlo, algunos congeladores cuentan con un botón de congelación rápida (en Liebherr, SuperFrost) que hemos de presionar horas antes de utilizarlo, por ejemplo la noche de antes de hacer la compra. Durante esas horas, la temperatura baja hasta mínimos de -32ºC, garantizando que no se acercará a límites peligrosos y que la comida se congelará con la rapidez necesaria.

No vuelvas a congelar

Una vez has descongelado un alimento, las bacterias que contiene se ponen a trabajar rápidamente para recuperar el tiempo perdido. En ese momento, lo único que puedes hacer es consumirlo (si es apto para consumirlo crudo) o cocinarlo. La opción de volver a congelarlo se descarta, pues una vez despiertas las bacterias no se puede revertir el proceso.

Tan solo siguiendo estos cinco sencillos consejos para respetar la cadena del frío, conseguirás que tus alimentos congelados se mantengan en perfectas condiciones de consumo.

Newsletter

Recibe todas las noticias
y eventos en tu buzón

Frigicoll S.A, propietario de The Art of Living Frigicoll, te informa que los datos de carácter personal proporcionados en el presente formulario serán tratados bajo su responsabilidad como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales solicitados serán utilizados para dar de alta tu suscripción a la newsletter y el envío de información sobre los próximos eventos que se realizarán en el espacio, y se conservarán mientras exista un interés mutuo para ello. Los datos no serán comunicados a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento dirigiéndose a Blasco de Garay, 4-6 – SANT JUST DESVERN 08960 (BARCELONA) o enviando un mensaje al correo electrónico a lopd@frigicoll.es. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, podrá presentar una reclamación ante la autoridad de control en www.agpd.es. Puedes consultar la informacióna dicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.